miércoles, 3 de marzo de 2010

EL DEDO DE GALILEO de Peter Atkins

El concepto de especie biológica, según el cual una especie una especie es un grupo de organismos que se cruzan entre sí pero que está aislada de otros grupos desde el punto de vista de la reproducción.

Cada especie representa un plantel genético particular, en el que los genes circularán dentro del grupo a medida que los individuos se reproducen (un proceso denominado flujo genético), pero que no migran hacia los planteles genéticos representados por otras especies. El flujo genético dentro de una especie asegura que todos sus miembros se parezcan entre sí.

El concepto de especie filogenética, según el cual la especie se define como un grupo de organismos que tienen un antepasado común pero que difieren en una característica como mínimo. De acuerdo con esta definición los miembros de dos especies filogenéticas, podrían diferenciarse tan solo en una única característica y ser capaces de reproducirse entre sí.

La ciencia del registro fósil y de su interpretación en términos de la historia de la vida en la Tierra se denomina paleontología.

Sabemos que un fósil es la parte mineral del esqueleto (los huesos están compuestos principalmente de fosfato de calcio, junto con el cartílogo de proteína) y de los dientes (también de fosfato de calcio, recubierto de varias capas duras).

Los fósiles se encuentran en rocas sedimentarias, aquellos que se han ido formando mientras los minerales iban depositándose y comprimiéndose, tales como la piedra de caliza. Algunos se encuentran en rocas metamórficas, que son las rocas sedimentarias o ígneas que han sido modificadas por las altas temperaturas y las presiones.

La teoría de la evolución en donde impera la ley del más fuerte conduce a la especie a un callejón sin salida.

Una especie animal típica perdura unos dos millones de años, pero normalmente la extinción se produce cada 20 o 30 millones de años, de modo que la mayoría de las especies no se extinguen por causa de una catástrofe.

La capacidad de autoaniquilación aventaja inevitablemente el desarrollo de la inteligencia.

Ninguna sociedad puede sobrevivir cuando la tecnología alcanza tal grado de desarrollo que un solo individuo tiene poder para matar a decenas de millones. Se trata de una regla general de las sociedades de otros planetas. Pero al menos nuestra propia extinción les dará alguna oportunidad a las cucarachas.

El individuo compite con otros individuos y su impulso es tratar de lograr su propio triunfo sin ninguna consideración por el bien de la agregación de los organismos que constituye la especie. El impulso reproductor de un individuo anima a una conducta egoísta y no entiende de altruismo, una conducta inconsciente que lleva al autosacrificio por los demás. El altruismo recíproco, una variante del contrato social que gobierna la sociedad humana ideal, un organismo cae en el egoísmo cuando coopera con otros organismos, en gran medida porque en los malos tiempos el que ayuda podría ser ayudado.

El genoma humano, el complemento entero de ADN cuando tiene lugar la reproducción sexual, el genoma es seccionado y modificado mediante un proceso llamado recombinación meiótica, por el cual una tira (un gen) es reemplazado por otra.

La información genética es con toda probabilidad la unidad última de selección, siendo el ADN su plasmación, y el cuerpo, su sumiso recipiente desechable.

Las versiones diferentes de genes responsables de un fenotipo (las características físicas del organismo) particular, como el responsable del color del guisante, se denominan alelos.

La mitosis o división de las células somáticas (las células comunes del cuerpo) y la meiosis, o formación de los gametos (esperma y óvulos, polen y óvulos) en las gónadas (órganos sexuales) de los animales y en las antenas y ovarios de las plantas.

23 pares de cromosomas se extienden por el núcleo de la célula formando una maraña. Cuando se inicia la mitosis, los cromosomas se condensan, preparándose para moverse con más facilidad. En ese momento se hace más evidente que cada cromosoma ya se ha replicado, pues cada uno está compuesto por dos unidades idénticas en forma de varillas, llamadas cromátidas, unidas entre sí en una región denominada centrómero, con lo cual su aspecto es el de una X larga. A continuación se disuelve el envoltorio nuclear y se fusionan sus componentes con el citoplasma que los rodea (la compleja mezcla de elementos y estructuras que hay dentro de la menbrana celular pero fuera del núcleo). Entonces las cromátidas se separan, empieza a formarse una nueva membrana celular entre las dos tropas de cromsomas (las cromátidas separadas) y otra membran nuclear alrededor de cada nueva réplica, los cromosomas se condensan y ya tenemos dos células idénticas en lugar de una.

La meiosis es la formación de los gametos. El resultado final debe ser la formación de cuatro células.

El ácido nucleico llevaba codificada la información hereditaria.

Ácido desoxirribonucleico (ADN). La mólecula en sí es como una larga hebra en la que van enganchadas las diversas unidades. La propia hebra está formada por una alternancia de moléculas de azúcar y grupos de fosfatos.

La adhesión de las dos hebras de ácido nucleico se debe a un tipo muy especial de vínculo químico conocido como puente de hidrógeno. Un átomo de hidrógeno se coloca entre dos átomos y actúa como una especie de pegamento.

La molécula de ADN es un almacén de información, un mensaje, que se transmite de generación en generación. Se encuentra en el núcleo de la célula.

Todas las proteínas son ristras de pequeñas moléculas llamadas aminoácidos.

El ADN sólo está en el núcleo de la célula, mientras la síntesis de proteínas se producen en el citoplasma circundante.

El ácido ribonucleico (ARN), una versión más primitiva del ADN. Los ácidos ribonucleicos tienen la misma estructura general que el ADN: una espina dorsal de fosfato de azúcar en este caso es ribosa en vez de desoxirribosa (de ahí la R de su nombre, ARN, en vez de la D de ADN), ya que no ha perdido el átomo extra de oxígeno de la ribosa.

Una diferencia fundamental es que el ARN forma una única hebra. Se presume que el ARN era la sustancia codificadora original, pero que durante una fase inicial de la evolución su función fue asumida por el ADN, una molécula más estable. Está teoría queda respaldada en parte por la observación de que el ARN pueda actuar también como una enzima.

Hay dos clases principales de ARN mensajero (ARNm) y el ARN de transferencia (ARN+). El ARm, es el que lleva el citoplasma, lainformación codificada en el ADN.

La información pasa del ADN a la proteína a través del ARN.

Fuerza= Masa x Acumulación.

Para cada fuerza dada, la aceleración es grande, si la masa es pequeña, y la aceleración es pequeña si la masa es grande.

Impulso lineal= Masa * Velocidad.



No hay comentarios: