sábado, 24 de octubre de 2009

Evolucionismo de mercado. Capítulo VI. El inversor egoísta de Jorge de Lalama. Parte II.

Buscar la estabilidad en un universo de empresas inestables. Los valores estables suelen coincidir con las empresas que forman parte de los índices de referencia. Son estables porque su tamaño y diversificación les asegura una situación de primacía. Su amplitud geográfica les asegura diversificar riesgos a la hora de sufrir el impacto de la recesión formando copias de sí misma para poder lograrlo o empresas asociadas a la matriz. La velocidad de replicación tiene que ser mayor que la de sus rivales para lograr una situación de monopolio.

Estas grandes multinacionales o replicadores que tienen la facultad de desarrollar copias que toman componentes, llámense materias primas o mercado. Las materias primas son cada vez menos escasas por lo que se tendrán que volver más eficientes que el resto para conseguirlas. Los componentes que no llegan a un margen eficiente de beneficios se extinguen y el replicador las sustituye por otras copias más eficientes que las anteriores para alcanzar los objetivos de mercado que las permitan sobrevivir.

Llega el momento en donde el replicador o la multinacional ha alcanzado un tamaño tal que no puede conseguir un beneficio que le permita mantenerlo por lo que la única solución es reducirlo fusionándose con otra para poder reducir el número de copias. El destino de todo replicador es fusionarse con otro.

El IE tiene que abstenerse de la especulación porque es un mecanismo eficiente perfeccionado durante siglos que juega con su codicia para conducirle a perder el mayor dinero posible o arrebatarle la parte del ahorro que ha conseguido abstraer del gasto común, por eso las casas de análisis acentúan las virtudes de la especulación con el precio como credo y la teoría de los mercados eficientes como religión. Esta teoría puede funcionar en períodos cortos de tiempo pero en el largo plazo fracasan porque lo que mueve la especulación es la codicia y ésta no busca otra cosa que valores de pequeña y mediana capitalización movidos por la rumorología que hace que tenga fuertes fluctuaciones y poco fundamento, por lo tanto son inestables y como sabemos los organismos inestables no sobreviven.

El endeudamiento es el factor más relevante en las corporaciones pues un alto endeudamiento crea un alto apalancamiento que reduce la capacidad de inversión en capital y en desarrollo. El IE tampoco debe endeudarse a la hora de comprar; sólo lo hará cuando disponga de una parte del ahorro que no vaya a necesitar durante un tiempo indefinido y cada mes separará una parte de ese ahorro sobrante y lo destinará a la inversión basada en promedio a la baja si las condiciones macroeconómicas así lo indican.

A la hora de invertir se deben buscar empresas grandes financieramente saneadas con beneficios recurrentes que coticen muy por debajo de su valor patrimonial.

No hay comentarios: