martes, 29 de septiembre de 2009

Opinión sobre la foto de las hijas del presidente del Gobierno español.

Cada cuál en su tiempo libre puede vestir como quiere, pero cuando vas a un acto oficial y te haces una foto al lado del hombre más poderoso del mundo, sabiendo que millones de ojos van a verlas, tienes que seguir un protocolo e ir de etiqueta, sobre todo si vas a New York con tu papi con todos los gastos pagados por todos los españolitos que sólo aspiran a ver la gran urbe a través del cine. El que seáis menores de edad no justifica en modo alguno el presentarse disfrazadas de brujas con botas militares pero lo más increíble es que dada vuestra condición vuestro tutor legal que no es ni más ni menos que el presidente de un país que aspira a integrarse en el G-20 haya consentido esta herejía que en tiempos de la Inquisición hubiera acabado en la hoguera.

La imagen ha recorrido el mundo y el daño para España es irreparable, por lo que la aspiración de entrar en el G-20 es sólo un deseo, ni siquiera ha sido capaz de entrar en la lista de Ristro Mejide. Una vez más nos ha dejado por los suelos pero no es cuestión de quejarse porque tenemos lo que nos merecemos al haber sido elegido de forma “democrática” por la mayoría de los españoles, seguro que entre sus votantes hay muchos de esos 4 millones de parados que confiaron en usted cuando en marzo de 2008 les dijo que venían tiempos de abundancia para conseguir la reelección pero claro con lo que tiene enfrente le auguro otros cuatro años más, siempre que no suba el IVA de “los chuches” a los niños y le dé un futuro digno a la niña de Rajoy.

Vuelvo a mirar la foto con estupefacción una y otra vez. “Esto tiene que ser un fotomontaje. No puede ser”. Me repito en mi interior pero ciertamente me ayuda a comprender su postura a favor del aborto, su anticristianismo y del matrimonio homosexual porque si tienes que compartir techo con unas hijas más feas que el demonio qué otra cosa puedes pensar sino en desear que ojalá no hubiesen nacido o haber si se echan aunque sea una novia y no las vuelvo a ver. Obama y su mujer, en su sitio, bien plantados. Junto a ellos tres mujeres con túnicas negras a lo que parece ser con toda certeza la solista y el coro de un grupo satánico o gótico. Perdone mi ignorancia al respecto. No se corte ZP, desmelénese también, arránquese la corbata, póngase unos pantalones de cuero ajustado, una camiseta negra de mallas, pida hora con un tatuador y hágase un tatuaje del tipo “Nacido salvaje” con una calavera de donde sale por una cavidad una serpiente, déjese una cresta multicolor de gallo, maquillaje y arránquese con la guitarra eléctrica. Tenga el valor de culminar este aquelarre al que ha sometido a nuestras almas.

La próxima vez que tenga la feliz ocurrencia de posar con su familia junto a un jefe de estado, llévese una cabra negra, pero como estamos en tiempos de crisis, crisis para los españolitos, claro está, no deje maquillarse a su esposa y así nos ahorramos la cabra, así el resto del mundo ya que no nos respetan por lo menos que se rían de nosotros.

No hay comentarios: