domingo, 30 de agosto de 2009

Evolucionismo de mercado. Jorge de Lalama. Capítulo III. La especie dominante.

En 1789 la burguesia toma el poder relevando a la especie dominante entonces, la nobleza. Bajo el falso principio de igualdad ha prolongado su existencia hasta nuestros días controlando los medios de producción en la sociedad industrial y en la sociedad del conocimiento, el conocimiento, limitándolo y vetándolo hacia las otras clases que se ven imposibilitadas para acceder al mismo. Limitando el conocimiento limitan el acceso al trabajo que en una sociedad cada vez más tecnificada es más escaso. Así de esta forma, la burguesía impone los privilegios que en su día impuso la nobleza lo que le permite ejercer el mismo control sobre el proletariado que tiene que competir por un trabajo de peor calidad, escaso y poco remunerado. Esta escasa remuneración no le permite acceder a las fuentes de conocimiento útil, que es aquel que facilita la entrada en el mundo laboral de calidad. La burguesia impone sus trabas al acceso de tal forma que controlando el capital como lo han hecho durante siglos ahora no sólo controlan los medios de producción sino el conocimiento y a su vez el empleo cualificado. El proletariado se ve abocado a estudiar el conocimiento inútil, este estudio inútil se prolonga por décadas de tal forma que la incorporación al mundo laboral se va retrasando al no poseer el conocimiento útil. Su destino es el desempleo o el trabajo temporal, precario e inestable en el mejor de los casos.

No hay comentarios: