viernes, 5 de junio de 2009

CRISIS FINANCIERA. Parte IX. Las secuelas de Lehman.

NOTICIA DESTACADA 17/09/08

EE UU nacionaliza AIG para evitar un desastre en todo el sistema financiero
La Reserva Federal se hace con el control del 80% de la mayor aseguradora del mundo por un préstamo de 60.000 millones.

SANDRO POZZI / ELPAÍS.com - Nueva York / Madrid - 17/09/2008

El Gobierno estadounidense ha optado hoy por nacionalizar American International Group (AIG), la mayor aseguradora del mundo, al borde de la quiebra, para evitar que su derrumbe arrastre a todo el sistema financiero. La Reserva Federal estadounidense (Fed) ha anunciado mediante un comunicado (en inglés) un acuerdo sin precedentes en la historia del organismo para entregarle un préstamo de 85.000 millones de dólares (60.000 millones de euros) a la compañía y hacerse a cambio con el 80% de sus activos.
La operación, que se produce después de que el Gobierno acudiese al rescate hace dos semanas de las sociedades hipotecarias Freddie Mac y Fannie Mae, ha evitado la mayor bancarrota producida nunca en una compañía. La Casa Blanca no ha dudado en dar su apoyo al acuerdo anunciado por la Reserva Federal. El presidente George W. Bush considera que "este paso se ha dado para promover la estabilidad de los mercados financieros y limitar el daño en las economías del resto del mundo", ha indicado un portavoz.
En cuanto al impacto de la medida en España, cabe recordar que AIG, que llegó al país en 1954, sólo tiene una cuota de mercado del 0,24% en España y un volumen de primas a junio de 74,78 millones de euros, frente a los 135.197 millones de euros de todo el sector asegurador, según datos de de Investigación Cooperativa entre Entidades Aseguradoras (ICEA), que reflejan asimismo que la compañía estadounidense ocupa el puesto número 50 en el ránking de los grupos aseguradores españoles.
Según el comunicado remitido por la Fed, el préstamo durará dos años, durante los cuales el Gobierno estadounidense recibirá el 79,9% de la participación neta en AIG y tendrá el derecho de vetar el pago de dividendos a los accionistas principales dentro de su negocio. La operación ha obtenido el total apoyo del Departamento del Tesoro. Como parte del trato, la aseguradora se comprometería a hacer limpieza y desprenderse de algunos activos para hacerse con capital cuanto antes.
"Hemos determinado que, dadas las circunstancias, la problemática quiebra de AIG podía añadirse a la ya preocupante fragilidad financiera de los mercados y derivar en costes de préstamos aún mayores, reducir el valor del Mercado inmobiliario y debilitar la economía", señala el banco central en la nota.
El anuncio de la operación, calificada por The New York Times como "la más radical del organismo en un negocio privado", ha tenido un efecto inmediato en los mercados. Las bolsas asiáticas han remontado de manera generalizada y el barril de petróleo ha subido, a la espera de la apertura de los mercados europeos. El índice Nikkei sube ahora más de un 2%.
Un giro en la actitud de la Fed
La posibilidad de que las conversaciones para salvarla de la quiebra prosperasen se había debilitado en las últimas horas. JPMorgan Chase, Goldman Sachs y Morgan Stanley se habían mostrado pesimistas, informaba el periódico estadounidense, sobre llegar a un acuerdo definitivo.
Este movimiento supone un giro para el banco central estadounidense, que en los últimos días había negado la posibilidad de aportar un préstamo de emergencia a AIG o cualquier tipo de intervención que evitase su derrumbe. De hecho, el lunes pasado, el Gobierno decidió no ofrecer ayuda financiera a Lehman Brothers, permitiendo que el cuarto banco de inversiones del mundo se declarase en quiebra.
Pérdidas
Las acciones de AIG bajaron este martes casi un 37% en la Bolsa de Nueva York mientras la aseguradora estadounidense lucha por su supervivencia. En lo que va de año, los títulos de esta aseguradora han perdido un 91,83% de su valor, con respecto a los 58,30 dólares que valía su acción a finales de 2007. La aseguradora busca desesperadamente una inyección de capital para evitar convertirse en la próxima víctima de la crisis financiera mientras no se descarta un rescate por parte de la Administración Bush.
El ex presidente de AIG, Maurice Greenberg, su mayor inversor, considera que es de interés nacional que la aseguradora sobreviva, por los riesgos sistemáticos que podrían resultar de la bancarrota. "No hay otra alternativa", reiteró refiriéndose a la necesidad de que se establezca un crédito puente u otro tipo de fórmula que le permita inyectarle capital.
Y es que su colapso puede tener repercusiones aún mayores para el sistema financiero global que la bancarrota de Lehman Brothers, por eso en Wall Street se esperaba un guiño del Tesoro y empezar a poner orden en medio del caos. AIG, con 1,5 billones de dólares en activos, opera en más de un centenar de países y su plantilla supera los 116.000 empleados.




La crisis fuerza a HBOS a una fusión con Lloyds TSB para evitar su caída

La inquietud salta a Europa y se ceba en una de las grandes hipotecarias británicas - El Banco de Inglaterra prorroga el mecanismo para facilitar liquidez

WALTER OPPENHEIMER - Londres - 18/09/2008

La crisis de Wall Street cruzó ayer el charco y llegó a la City de Londres. Tras varios días de desplome bursátil y constantes especulaciones, el HBOS, uno de los grandes bancos hipotecarios del Reino Unido y el número uno en depósitos de los ahorradores, se vio forzado a entrar en negociaciones para fusionarse con Lloyd's TSB, quizá el banco británico más conservador y el único calificado con triple A por Moody's. En la noche de ayer, se hizo público que ambas entidades habían alcanzado un acuerdo de fusión. Para Lloyd's, el desembolso rondaría los 15.200 millones de euros (12.000 millones de libras).
Ambos bancos habían cerrado a la baja en Londres tras un día de bruscos cambios en su cotización. HBOS cayó un 19% y Lloyds TSB perdió a última hora el 15% que había ganado durante el día.
El Banco de Inglaterra se vio obligado ayer a prorrogar por tres meses el mecanismo de intercambio de activos puesto en marcha en abril para paliar los problemas de liquidez de la banca británica. La entidad emisora negó que su decisión estuviera conectada con las conversaciones entre Lloyd's TSB y HBOS pero, de hecho, viene a facilitar un acuerdo entre los dos bancos al darles más tiempo para buscar un marco de liquidez tras la posible fusión.
Downing Street no quiso ni confirmar ni desmentir que las conversaciones hayan sido impulsadas por el Gobierno, aunque la Administración se empeñó en aclarar que se trataba de una operación meramente comercial y que no contaba con ninguna ayuda pública. Sin embargo, en la City se daba por seguro que, dada la delicada situación por la que atraviesa el sector financiero, las autoridades de la competencia examinarán de manera muy laxa un acuerdo que, en otras circunstancias, quizá no sería posible porque puede dejar en manos de una sola entidad en torno a una tercera parte del mercado hipotecario.
HBOS, una entidad robusta que ancla sus orígenes en el Banco de Escocia (fundado en 1695) y Halifax (1853), tenía en junio activos por valor de 800.000 millones de euros, casi el doble que Lloyd's TSB. Es líder del Reino Unido en captación de depósitos (370.000 millones de euros, el 20% del total del país) y cuenta con una base de dos millones de accionistas. Pero su problema es que vive del monocultivo del mercado inmobiliario y los 665.000 millones de euros que tiene prestados en hipotecas le han situado en una posición de debilidad en un contexto de crisis inmobiliaria como el actual, que ha contaminado al sistema financiero. ¿Cuál es su riesgo de impagados en el futuro inmediato? Cada punto porcentual equivale a cerca de 7.000 millones de euros.
La desconfianza creciente en HBOS ha devaluado el valor bursátil del banco desde los 58.000 millones de euros en febrero de 2007 a poco más de 10.000 millones al cierre del mercado ayer. Aunque la fusión parece que podría pactarse sobre los 40.000 millones de euros.
La crisis de Lehman Brothers ha acabado de acelerar la crisis. En los últimos tres días, las acciones han caído más del 50% y según el diario The Guardian, los depositantes han retirado fondos por valor de 2.700 millones de euros. Es una cantidad modesta para un banco como HBOS, pero el pánico de los depositantes es una línea de no retorno que jamás hay que traspasar, como quedó patente hace ahora un año con la crisis del Northern Rock. Y ése ha podido ser el factor determinante que ha llevado al banco hipotecario a buscar un acuerdo con Lloyds TSB entre rumores de que HSBC podría pujar también.
Lloyd's lleva ventaja porque, aunque es mucho más pequeño que HSBC, es un banco muy diversificado, bien capitalizado y sin problemas de deuda. Y con el apetito de hacerse con la cartera hipotecaria de HBOS. Tras una mañana de turbulencias, HBOS se vio obligado a emitir una nota para confirmar las conversaciones con Lloyd's TSB, que no habían llevado a ningún acuerdo al cierre de esta edición.
Los dos bancos suman un total de 140.000 empleados y se estima que al menos entre 5.000 y 10.000 se quedarán en la calle como resultado de la fusión. El ajuste se sumaría a los 3.000 empleados bancarios que han perdido su empleo en la filial británica de Lehman Brothers y, probablemente, muchos más en industrias de servicios ligadas a la banca. Se estima que la City de Londres puede perder hasta 100.000 empleos en los próximos meses.
La crisis ya ha llevado al alza las cifras de paro. Entre mayo y julio, el número de desempleados aumentó en 81.000 y alcanzó la cifra de 1,72 millones, elevando la tasa de paro al 5,5%, la más alta desde 1992. El paro crece sobre todo en las manufacturas, donde el número de empleos se redujo en 42.000 y está en las cifras más bajas en 30 años con 2,87 millones de trabajadores.

No hay comentarios: