miércoles, 27 de mayo de 2009

CRISIS FINANCIERA. Parte VIII. Lehman Brothers.

Hemos visto en capítulos anteriores como la crisis fue pasando de las subprime a las hipotecas convencionales y como fué afectando al resto de los bancos. El primero en caer fue Bearn Stearns.

14 de marzo: La FED concedió un préstamo de emergencia a Bear Stearns, que sería comprado por JP Morgan.169 El Departamento del Tesoro de EE UU presenta una batería de recomendaciones para reforzar los controles en el mercado de crédito.170 El presidente de la Reserva Federal Ben Bernanke advierte de que la crisis del sector inmobiliario se ha propagado más allá de las hipotecas de alto riesgo y ha prometido que la institución ayudará a los propietarios afectados.

7 de septiembre: La administración de Bush anunció que Freddie Mac y Fannie Mae se colocaron bajo la tutela del Tesoro de los Estados Unidos, dirigido por Henry Paulson, para permitirles reestructurar sus finanzas. El Tesoro ofreció garantías de hasta 100.000 millones de dólares para solventar las deudas de cada una de esas instituciones.2

NOTICIA DESTACADA 15/09/08
La quiebra del banco Lehman Brothers hunde las bolsas mundiales y agudiza la crisis financiera

El Ibex pierde un 4,5% y vuelve a niveles de 2006 como reacción al desplome de la entidad estadounidense l El BCE responde con una inyección de 30.000 millones
Nueva York / Madrid, Efe / E. P. El banco de inversión Lehman Brothers, el cuarto en tamaño del mundo, superó a lo largo de sus 158 años de historia numerosas y agudas crisis, como el «crack» de 1929. Pero la primera crisis del siglo XXI, la debacle financiera iniciada hace 13 meses por culpa de las «hipotecas basura» en Estados Unidos, lo ha llevado a la tumba. 25.000 personas a la calle. Pero no es el mayor de los males: la quiebra de Lehman Brothers, anunciada en la madrugada del lunes, sacudió ayer al planeta y puso las bolsas boca abajo: el Ibex español, con los bancos como principales víctimas, perdió un 4,5% y volvía a los niveles de junio de 2006, por debajo de los 11.000 puntos. Era la cuarta mayor caída del año. Wall Street, donde se temía una oleada de pánico vendedor, perdía a media sesión un 2,16 por ciento. En el Viejo Continente, el Banco Central Europeo (BCE) actuó de inmediato inyectando en el mercado 30.000 millones de euros a un tipo de interés mínimo (marginal) del 4,30% y a un plazo de un día. Fue una pastilla tranquilizante para un día de infarto. Un lunes negro para los financieros. La quiebra de Lehman Brothers, unida a la compra por parte de Bank of America de Merrill Lynch, otra entidad «infectada» por las hipotecas basura, ha minado la confianza de los inversores. Ayer se vivió el peor momento de la crisis financiera desatada en agosto de 2007 a raíz del hundimiento del sistema de hipotecas «subprime» -de alto riesgo- en Estados Unidos. La quiebra de Lehman, que tiene 50.000 millones de dólares contaminados por las hipotecas basura, es la más importante que se produce en EE UU desde 1990, cuando presentó la misma declaración Drexler Burnham Lambert, especialista en los «bonos basura». Lehman Brothers, que operaba desde hace 158 años, se convierte en el tercer banco de inversión que desaparece o cambia de manos en seis meses en EE UU, después de que en marzo Bear Stearns obligara a intervenir al Departamento del Tesoro y en la noche del domingo Bank of America comprara Merrill Lynch. Con el rescate de Bear Stearns por JP Morgan, el final de Lehman Brothers y la compra de Meryll Lynch, tan sólo quedan dos grandes bancos de inversión estadounidenses intactos por la crisis: Goldman Sach y Morgan Stanley. La quiebra de Lehman se consideraba segura después de que el domingo fracasaran las conversaciones entre las autoridades económicas de EE UU y representantes de las principales entidades financieras para encontrar un comprador. La situación precipitó no sólo la compra de Merrill Lynch, por unos 44.000 millones de dólares en una operación que dará como resultado un megagigante bancario, sino también una serie de iniciativas privadas y públicas para intentar proteger el sistema financiero de las consecuencias de la quiebra. La mayor aseguradora del mundo, AIG, también se encuentra en conversaciones para su posible venta. AIG, está pendiente de conseguir un crédito de la Fed de 40.000 millones de dólares (28.323 millones de euros) para seguir manteniendo su operativa, ya que de lo contrario estima que sólo podría sobrevivir por un plazo de 48 a 72 horas, según informaba ayer «The New York Times». El viernes, AIG vio cómo sus títulos perdían un 30% de su valor bursátil ante el temor de los inversores a posibles bajadas en las calificaciones de las agencias de rating, así como a acumular mayores pérdidas vinculadas a préstamos hipotecarios. Los hermanos Henrry, Emanuel y Mayer Lehman fundaron hace 158 años en Montgomery (Alabama, Estados Unidos) el banco de inversión Lehman Brothers, que llegó a convertirse en la cuarta entidad financiera de EE UU aunque inicialmente se dedicó al comercio de algodón. Lehman Brothers ayer protagonizó una de las mayores quiebras de Estados Unidos, con una deuda acumulada de 613.000 millones de dólares. El banco, que dispone de activos por valor de 639.000 millones de dólares, es un gigante con 25.935 empleados, distribuidos en las 61 oficinas que tiene por todo el mundo. Ayer todos se quedaron sin trabajo, hicieron el petate (sus pertenencias de oficina en la típica caja de madera) y algunos se despidieron con abrazos, como se puede apreciar en las tres fotografías superiores, correspondientes a empleados de la sede de Londres. Las acciones de Lehman Brothers habían caído esta semana un 77,4 por ciento y ayer mismo la pérdida de valor era del 95,9 por ciento. Las acciones se cotizaban a sólo 15 centavos. A finales de 2007 se cotizaban a 65,44 dólares. La entidad tenía 50.000 millones de dólares contaminados por el desplome de los mercados inmobiliario y la concesión de hipotecas basura a ciudadanos que ahora no pueden pagar.




No hay comentarios: